martes, 1 de junio de 2010

Como reconocerse emprendedor

Disponer de gran energía
Debemos estar convencidos de que el proyecto será un éxito y no darnos por vencido a la primera dificultad. Con la iniciativa para asumir el mando, seremos responsables de pedir, delegar y supervisar, tres verbos para tener en cuenta. La pasión tiene que estar presente en todas sus formas; como una gran energía física y mental para perseguir el sueño. Que no nos intimiden las dificultades y podamos cuidar nuestro proyecto con vehemencia.

Pensar como emprendedor
La originalidad y creatividad son pilares básicos para encontrar ideas renovadoras y soluciones, y atreverse a recorrer caminos diferentes de los ya transitados. El sentido crítico nos ayudará a no perder perspectiva para evaluar nuestras acciones y poder analizar como va la marcha de nuestro proyecto.

Disfrutar los desafíos
Aún en el entusiasmo y con la pasión que nos despierta lo nuevo, podríamos atravesar una situación de estrés. Debemos ser capaces de manejarlo para garantizar un resultado final, sin decaer ante los momentos difíciles. En estas situaciones, justamente, donde se pondrá en juego nuestra capacidad de organización sin perder flexibilidad. Los obstáculos son una oportunidad para probar nuestra claridad mental y velocidad de respuesta.

Demostrar estabilidad en las relaciones personales
Es imprescindible mantener relaciones armoniosas con el equipo, con los clientes, con los pares, con la comunidad que rodea nuestro emprendimiento. La armonía surge de la buena disposición para trabajar en conjunto, de no desanimarse cuando los resultados no son los esperados. De un emprendedor se espera un liderazgo capaz de motivar con sabiduría y humildad a los integrantes del proyecto.

Ser hábil para las comunicaciones
Comunicarse es siempre un ida y vuelta. Tenemos que alcanzar la excelencia a la hora de transmitir las ideas y conceptos. ¿La clave? Ser claros, concisos e ir siempre al punto principal. Escuchar a los demás es siempre una posibilidad de conocerlos mejor y comprenderlos. Las buenas comunicaciones despejan en panorama.

Tener conocimientos técnicos
El terreno donde nos movemos tiene que resultarnos conocido. Debemos tener un cabal conocimiento del proceso productivo y comercial de los bienes o servicios del mercado en que queremos intervenir como emprendedores. Así y todo, es saludable contar con un equipo de expertos a quien consultar sobre asuntos puntuales.

Que quiero ser
Es necesario determinar de antemano que estilos queremos manejar en nuestro proyecto. Hay dos alternativas para pensar que tipo de negocio emprender: 
  • ser trabajador por cuenta propia o 
  • ser empresario

¿Cómo vamos a decidir?. 

Un trabajador independiente busca la libertad y los beneficios que tiene trabajar por su cuenta, sin las dificultades que conlleva el desarrollo de un negocio con personal en relación de dependencia. 

Un empresario trabaja para construir un negocio más grande que si mismo, con riesgos financieros importantes y empleados a cargo.

¿Cómo vamos a reconocer lo que somos?

Un trabajador independiente quiere tener control sobre su tiempo, no tomar muchos riesgos y trabajar para quien lo necesite. El es su propio producto y debe promocionarse siempre para alcanzar el éxito. Elige dedicarse a un pequeño negocio y no fantasea competir con los grandes. 

Un emprendedor siente que tiene una misión, quiere consolidar una organización y hacerla crecer más allá de si mismo. Esta en camino y llegará, seguramente, a ser un empresario

Ud elige ....

Tomado del Manual del Emprendedor - La Nación - Endeavor

1 comentario:

  1. Me encantaria incursionar en el mercado inmobiliario, pero al no tener conocimiento del formato de las operaciones de venta, invertiria comprando pequeños terrenos y al mismo tiempo, me instruiria sobre la profesion. Exelente el articulo.

    ResponderEliminar