sábado, 27 de enero de 2018

Argentina: Mi casa ¿la dejo en herencia o la cedo en vida?

Abogada Cristina Farfan

Antes de tomar tamaña decisión, lo más importante es tener el adecuado asesoramiento por parte de un abogado o escribano. ¿Por qué? por la sencilla razón de que si bien antes era común que escuchemos: "ya dejé todo arreglado, para que mis hijos no gasten en sucesión", con la reforma del Código Civil y Comercial no es tan sencillo y si no se hace la disposición de los bienes en forma correcta, lo más seguro es que se termine gastando mucho más en otro tipo de procesos judiciales como son los de la acción de colación (contra herederos legítimos donatarios) o la acción de reducción contra terceros donatarios.
 Es decir, para poder hacer una correcta disposición en vida de los bienes, el propietario tiene que tener mucha claridad y seguridad respecto a la totalidad de su patrimonio, pero mayor seguridad sobre la existencia de sus herederos, asi como de los derechos que le corresponderán a los mismos, puesto que es diferente si hablamos de un propietario soltero que no tiene progenitores ni colaterales, a uno que los tiene o a una persona que tiene descendientes. Para sintetizar hablamos de tener o no herederos forzosos. No es lo mismo un matrimonio que solamente tiene los hijos de ambos reconocidos que uno que alguno o ambos cónyuges tiene otros hijos, fruto de otras uniones, sean anteriores o posteriores.
Si bien es cierto que se amplió el porcentaje de disponibilidad de los bienes ya que actualmente puede una persona disponer libremente sea por legado o donación de sus bienes el tope es el 30 %. Antes de la reforma era sólo el 20%.
O sea, tomando el supuesto que una persona quisiera hipotéticamente evitarle los gastos de su sucesión a sus hijos, en principio no tiene un impedimento legal para hacerlo. Sigamos con la hipótesis y suponemos que tiene solamente  cuatro hijos y que su cónyuge comparte la idea de liberarlos de la sucesión, siempre y cuando ambos cónyuges tengan la certeza de que no tiene otros bienes que el hogar conyugal y que sus únicos herederos son esos cuatro hijos, tranquilamente pueden en vida donar a esos hijos el 100% de ese inmueble, pero lo que tienen que tener en cuenta que sus hijos no podrán disponer de dicho bien hasta pasados diez años desde la donación o cinco desde la muerte de los donantes. Pero aquí me detengo en una acotación que aprendí ni bien me recibí de escribana: aconsejar siempre que la donación se realice con la reserva de usufructo vitalicio a favor de los donantes y con derecho de acrecer.
Queda en claro entonces que será conveniente hacer una donación, cuando la totalidad del acervo hereditario se distribuya en forma equitativa (en los porcentajes iguales que les corresponde por ley a cada uno). Es decir, sobre la vivienda del propietario, él puede donar el 100% o el 70% a sus hijos y el 30% a quien quiera. Deberá tenerse presente que si se trata de un bien ganancial dicha disposición será sobre el 50% que le corresponde, al igual que si se trata de un condominio con su cónyuge. Cada uno efectuará la donación en la medida del carácter que revista, esto es como titular, o prestando el asentimiento conyugal, pero en ambos casos es conveniente constituir usufructos vitalicios a favor de ambos.
Insisto solamente contando con un asesoramiento adecuado se puede tomar con cierta seguridad una decisión de disposición de bienes.

Cuando los propietarios tienen varios hijos, o hijos de distintos matrimonios o uniones o no cuentan con una prolijidad respecto de los títulos de los bienes que integran su patrimonio, desaconsejo absolutamente la donación, puesto que se someterá a un calvario innecesario a alguno/s de los herederos, a riesgo que se pierdan bienes o lo que es peor, podría dejarse en desventaja a alguno de los herederos, que sólo se resolverá con complejos planteos judiciales. Los herederos legítimos entre si recurrirán a la acción de colación para recuperar en valores monetarios la parte mal dispuesta que les corresponda y a la acción de reducción, cuando el exceso fuera en lo donado a terceros.

domingo, 7 de enero de 2018

Buenas Prácticas Inmobiliarias por Fabián García Redín

En mis clases de la Materia Administración, cuando estudiamos los Procesos Típicos de una Inmobiliaria, hago hincapié en la Buenas Prácticas Inmobiliarias. Seleccioné este Trabajo de un alumno porque es un buen recordatorio de todas las acciones que expresan Buenas Prácticas.

Fabián García Redín
Materia: Administración
Docente: Lic. Julio Valente

Test de Lectura C:
Buenas Prácticas Inmobiliarias
Curso 13016 / Martes Noche

Fabián García Redín
Noviembre 2017


Buenas Prácticas Inmobiliarias

En relación con nosotros mismos:
  • Cuidar nuestra presencia y modo de comunicarnos
  • Mantenernos actualizados. Organizar un plan permanente de formación. Recibir información diaria de noticias de nuestro sector. Tener contacto con la asociación profesional
  • Revisar a diario todas las comunicaciones que recibimos por cualquier vía


En la relación con los otros (clientes, colegas, compañeros, empleados):
  • No prometer lo que no se puede cumplir
  • Cumplir lo que se promete en tiempo y forma
  • Dar explicaciones de los si y los no
  • Ser colaborador y facilitador de la tarea
  • Ser puntual
  • Dar respuesta rápida y profesional por cualquier tipo de comunicación (mail, llamado telefónico, consultas web, Facebook, etc.)
  • Averiguar lo que desconocemos o nos provoca dudas y hacer llegar la respuesta adecuada


Al tasar una propiedad
  • Asistir con rapidez y puntualidad
  • Tomarse el tiempo necesario para la entrevista explicando nuestro trabajo, honorarios y servicios
  • Realizar una charla con los vendedores, partiendo desde preguntas generales y abiertas a cerradas y específicas que nos dejen en claro sus intenciones en cuanto a la venta o venta y siguiente compra
  • Tomar vista de la documentación necesaria de la propiedad
  • Tener un buen formulario para realizar la tasación y registrar datos, medidas, materiales, gastos habituales, etc.
  • Tasar con método profesional, a valores reales de mercado para la zona, tipo y características del inmueble que toca
  • Dar las explicaciones profesionales que nos llevan a determinar ese valor


Al tomar la propiedad
  • Firmar autorización en exclusiva donde conste claramente la comisión que cobraremos, el tiempo que dura la autorización, cómo se renueva o prolonga, ciertos compromisos del vendedor (combinar visitas con predisposición, entregar la documentación necesaria cuando sea el momento, dar respuesta en tiempo a posibles propuestas) y nuestras (cómo la comercializaremos, a través de qué canales publicaremos, si utilizaremos carteles y por cuanto tiempo, etc)
  • Informar con regularidad (semanalmente) el resultado de las acciones comerciales: qué se está consiguiendo, que no, y evaluaciones de lo que sucede y por qué
  • Debe ser un acuerdo claro y de cumplimiento demostrable, en el que ninguno se encuentre “atrapado”, ni se sienta engañado
  • Preparar al vendedor y su propiedad para recibir a los interesados (si va a estar o no presente, que cuidados debe tener en cuanto al orden y la limpieza, etc.)
  • Asesorar al vendedor sobre los trámites, implicancias impositivas y gastos esperables


Al comercializar la propiedad
  • Comprobar que la propiedad esté en condiciones de ser vendida y sus propietarios en la de venderla, mediante pedido de informes
  • Reunir toda la información necesaria para comercializar la propiedad y tenerla presente
  • Determinar el estado real del inmueble, dentro de los alcances del conocimiento de nuestra profesión y no cometer engaño al comunicarlo
  • Publicar con buenas fotos, videos, atractiva y precisa información. Incluir información del entorno, la zona, las vías de acceso, etc.
  • Dar respuesta rápidamente a las consultas y mostrarnos siempre dispuestos a asesorar y arreglar visitas
  • Combinar las entrevistas intentando buscar la mejor conveniencia de vendedor y comprador
  • Ofrecer la propiedad a quien realmente está buscando ese tipo de inmueble, evaluando y conociendo lo que busca
  • Compartir comisión con colegas


Al tomar una reserva
  • Tener modelos de reserva simples pero precisos en cuanto a la forma y el contenido, y cómo se sucederán los refuerzos y pagos, adecuadas a las situaciones más típicas (con o sin boleto, con crédito, condicionadas a compras o ventas, etc), y a las necesidades del reservante, que deban ser negociadas
  • Tomarlas solo cuando entendemos que las condiciones propuestas están dentro del margen negociable con el vendedor
  • Tomarlas con un importe básico para llevar la propuesta y de no prosperar ponerlo de inmediato a disposición para su retiro. Que el comprador no sienta nunca que la reserva es un fin, sino solo el medio adecuado para negociar su propuesta
  • Asesorar al comprador sobre los trámites, implicancias impositivas y gastos esperables.
  • Tener disponible la documentación de la propiedad y los recaudos que tomamos para saber que está en condiciones de ser vendida, para ser exhibidos
  • Charlar la propuesta con el vendedor. Cuando se alcance un acuerdo dejar la propuesta final firmada por el comprador, reforzada hasta la suma acordada, conformada por los vendedores con el compromiso de llevar la documentación necesaria a la Escribanía designada, de acuerdo al tipo de operación


Al realizar la operación
  • Realizar el boleto, en el caso de haber, enviándole el modelo a las partes y al escribano para que tenga conocimiento o proponga algún cambio
  • Pedir los informes necesarios, exhibirlos, entregar copia a los compradores y dejar todo esto registrado con firmas de conocimiento y recepción
  • Acompañar la operación hasta la Escritura aunque nuestro trabajo formal haya terminado en el Boleto. Mantenerse en contacto con todas las partes y los actores involucrados y al tanto de cómo se desarrollan los trámites.
  • Estar presentes en la escritura y tener pensadas acciones que nos dejen en contacto con todos y de ser posible alguna que perdure en el tiempo

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Que puede suceder con el precio de venta de una vivienda


                             Fuente Denny Grimes, CRS


miércoles, 18 de octubre de 2017

Captación de Clientes y Propiedades - Año 2017





























1. La preparación personal para realizar contactos
·         Método para generar confianza en los clientes
·         Desarrollando el perfil personal y la imagen profesional
·         Desarrollando una propuesta de valor
·         Tangibilizando las distintas etapas del servicio
·         Aplicando las Buenas Prácticas Inmobiliarias

2.    La captación de clientes y propiedades
·         Captación en su esfera de influencia
·         Captación en el Barrio
·         Captación sobre tu base de datos
·         Captación con dueño vende
·         Otros medios de captación

3.    La tasación como una herramienta de captación
·         El marco de la relación con el propietario
·         La calificación del propietario
·         La calificación de la propiedad
·         Elaboración del Análisis Comparativo de Mercado
·         Elaboración del Informe

4.    El cierre del proceso de captación
·         Manejo de 4 objeciones típicas:
                                          i.    No está de acuerdo con el precio propuesto
                                        ii.    No está de acuerdo con los honorarios solicitados
                                       iii.    No está de acuerdo con firmar una exclusividad
                                       iv.    No está de acuerdo con poner el cartel.
Aquí tiene una explicación de como funciona el procedimiento de inscripción.

domingo, 20 de agosto de 2017

Taller de Tasaciones de Terrenos y Casas - 2017


Aquí tiene una explicación de como funciona el procedimiento de inscripción.

sábado, 21 de enero de 2017

NATIVA Soluciones Inmobiliarias - Premio Mundial de Compromiso de la Calidad

Nativa Soluciones Inmobiliarias representada por su fundadora Lady Siebenhaar recibió en París 2016, del Business Initiative Directions el premio BID World Quality Engagement (Compromiso de Calidad Mundial).

Nativa Soluciones Inmobiliarias obtuvo el Premio Mundial de Compromiso de Calidad en la categoría Oro en París con la presencia de líderes y representantes de 43 países en la Convención Mundial sobre Compromiso de Calidad. 

El prestigioso premio se presenta en reconocimiento a la excelencia empresarial y a la innovación

Como egresada de la Carrera Técnico Superior en Negociación de Bienes de la Facultad Regional Buenos Aires de la UTN, representa un orgullo para nuestra institución.

Para conocer pormenores de la metodología de trabajo de Lady Siebenhaar, le realicé un reportaje y aquí están los resultados del mismo.
Imagen del Premio

¿Cómo te evaluaron?
Evaluaron la excelencia y el candor humano de nuestra atención. Tenemos una forma de trabajo que nos pone al lado de la gente. A la gente le gusta que la mimen.

Cuando fundé la inmobiliaria pensé que la gente debía tener el mejor beneficio.
Estamos muy cerca de la gente. Nos ponemos a su lado para ayudarle. Los ayudamos de verdad. Tenemos muchas ventas y mucha gente conforme. Igualmente nos preocupa más la calidad que la cantidad.

Le damos mucha importancia a la capacitación
Hacemos muchos cursos vinculados a la actividad y otro relacionados con el aspecto humano. Tenemos un coach que nos enseña cómo manejarnos con las personas. Quiero que las personas desarrollen su espíritu emprendedor.

Hemos priorizado la relación social con los clientes
Cuando vamos a las escrituras me gusta ver como todos se quieren tomar fotos con nosotros. Tengo un local chiquito para tener un buen contacto con los clientes. Cuando los veo mirando la vidriera salgo a la calle y me pongo a charlar con ellos. Casi siempre con esa acción termino en una operación inmobiliaria.

Ayudamos a comprar no actuamos como vendedores.
Tengo una inmobiliaria itinerante. Participo en las exposiciones agropecuarias del interior del país. Eso me genera muchos clientes, que después de la primera operación son fieles seguidores de la inmobiliaria. A veces los clientes nos dicen que hicimos por ellos más cosas de la que esperaban. Ayudamos a los clientes a que tramiten sus créditos hipotecarios en los bancos para la compra de propiedades. Todas estas acciones nos permiten tener en promedio 6 operaciones de venta por mes.

Somos muy cuidadosos con la valuación de las propiedades que tomamos.
Tasamos a valor de mercado y le entregamos un informe por escrito al propietario. A veces hay clientes que quieren poner ellos los valores, cuando no se desvían demasiado de los valores de mercado, aceptamos publicarlos por 15 días a ese precio. Pasado el plazo sin interesados cambiamos el valor de publicación al que surgió de la comparación con el mercado. Si no acepta esta condición no tomamos la propiedad.

Cobramos los honorarios que establece el Colegio Profesional, no aceptamos trabajar por menos honorarios.

Compartimos las propiedades con otros colegas y vendemos propiedades de otros colegas.

Cada empleado lleva un registro de todas las llamadas que recibe y esos datos los volcamos a una base de datos de nuestro software de gestión. Luego trabajamos con la base de datos. Si el prospecto que llamó quiere vender su casa la acción siguiente es una tasación si quiere comprar nos lleva a una búsqueda. Las planillas diarias de registro las anillo para que quede un buen archivo de la actividad realizada.

Aceptada la tasación le hacemos firmar una Autorización de Venta en exclusiva.
Es un formulario de 2 páginas, en una página está el compromiso del propietario y en otra nuestro compromiso.

Realizamos una encuesta de satisfacción al finalizar la operación inmobiliaria.

Está claro que tus acciones apuntan a la Calidad y la Excelencia, 2 de los pilares del premio. Cuál es el componente de Innovación.

Nuestra forma de trabajar, tan personalizada es lo que parece como innovador a los ojos de los evaluadores. Definieron nuestra atención como "candorosa" (falta total de malicia e hipocresía). En el seminario que participé en París (donde me entregaron el premio) se habló de la importancia de estar cerca de la gente.

Mis felicitaciones a Lady Siebenhaar, que ya está pensando en su próximo premio.


sábado, 10 de diciembre de 2016

Hacia una nueva agenda inmobiliaria - Claves de Trabajo

La Conferencia Hábitat III de las Naciones Unidas (ONU) dejó planteada una Nueva Agenda Urbana, que guiará la labor global en torno a la Vivienda y el Desarrollo Urbano para las próximas dos décadas. La mecánica de estas “Agendas” busca definir pautas para la labor cotidiana de los actores individuales, sobre criterios y prioridades compartidos.

Ahora bien, mientras las instituciones del mundo entero están consensuando lineamientos para la ciudad y la vivienda, la actividad urbana-inmobiliaria - como sector responsable de producir y gestionar a diario la ciudad y sus espacios- no puede permanecer ajena. En línea con los desafíos del desarrollo a nivel global, con la mirada en nuestra realidad más allá de la coyuntura, proponemos construir en conjunto una Nueva Agenda Inmobiliaria.


Claves de trabajo
En las notas previas se propuso hacer propia la Visión consensuada en ONU-Hábitat respecto a la ciudad y el desarrollo; una serie de criterios de partida; y el compromiso de orientar la actividad urbana-inmobiliaria hacia tres principios rectores: inclusión, diversidad y sustentabilidad.
Para la bajada de esas pautas al día a día, proponemos en tanto tres claves de trabajo:
-          Gestión en redes, profundizando la articulación horizontal y vertical de la cadena de valor, y los esquemas de cooperación entre los actores públicos, sociales y privados;
-          Comprometida con el desarrollo en línea a una planificación estratégica de las ciudades y una gestión integrada del territorio, promoviendo ciudades compactas, mixtas y conectadas, y la articulación sustentable de las áreas metropolitanas y los vínculos urbano-rurales;
-          Innovadora en sus propuestas espaciales como en los modelos de negocios, financieros y de gestión, atendiendo a la vez al desarrollo de capacidades en la cadena de valor, la construcción colaborativa de conocimientos y una gestión abierta de la información.
También en este caso, las propuestas para la actividad urbana-inmobiliaria y esta Nueva Agenda inmobiliaria desde el sector privado, estarían alineadas con las pautas de ONU-Hábitat:

Revisando paradigmas
Como es lógico si aspira a impulsar cambios reales, la Nueva Agenda Urbana cuestiona miradas y prácticas habituales en todos los sectores. La actividad privada no es excepción; ciertos puntos desafían a revisar criterios que normalmente asumimos como inamovibles. Entre ellos:
-          Operar enfoques integrales en torno a la vivienda, e integrados hacia un desarrollo urbano inclusivo y sustentable, preservando y fortaleciendo los recursos ambientales y culturales.
-          Repensar los sistemas de propiedad, considerando el paso de la propiedad privada dominante a otras opciones de tenencia y renta a fin de mejorar el stock de vivienda accesible.
-          El rol central del espacio público, y el valor del patrimonio y las dimensiones culturales.
-          La función social y ambiental del suelo, impulsando un desarrollo territorial equilibrado con densidad, usos mixtos y mejora de las infraestructuras y de la vinculación urbano-rural
-          La determinación, monitoreo y gestión social de la plusvalía derivada del desarrollo urbano

El desafío común del desarrollo se juega en la ciudad. Como sector, como cadena de valor somos los responsables de producirla y gestionarla: ante un marco global renovado para las próximas décadas, es tiempo de pensar juntos una Nueva Agenda Inmobiliaria.
A través de sucesivas notas, desde este espacio fuimos sumando algunas primeras propuestas. Nos queda la tarea de avanzar en el debate sobre los aspectos particulares. Por lo pronto la inquietud, y algunas primeras líneas generales, quedan sobre la mesa.


Arq. Marcelo G. Satulovsky, MDI
@marcelosatu | Oct.2016


viernes, 2 de diciembre de 2016

Hacia una Nueva Agenda Inmobiliaria - Compromisos

La Conferencia Hábitat III de las Naciones Unidas (ONU) dejó planteada una Nueva Agenda Urbana, que guiará la labor global en torno a Vivienda y Desarrollo Urbano para las próximas dos décadas. La mecánica de estas “Agendas” busca definir pautas para la labor cotidiana de los actores individuales, sobre criterios y prioridades compartidos.


Arquitecto
Marcelo C. Satulovsky
Ahora bien, mientras las instituciones del mundo entero están consensuando lineamientos para la ciudad y la vivienda, la actividad urbana-inmobiliaria - como sector responsable de producir y gestionar a diario la ciudad y sus espacios- no puede permanecer ajena. En línea con los desafíos del desarrollo a nivel global, con la mirada en nuestra realidad más allá de la coyuntura, proponemos construir en conjunto también, una Nueva Agenda Inmobiliaria.

Compromisos

A modo de introducción, en la nota anterior sugeríamos hacer propia la Visión consensuada por la comunidad global respecto a la ciudad y el desarrollo, y una serie de criterios de partida.
En línea a ello, hoy proponemos el compromiso expreso del sector para orientar la producción y gestión de la ciudad y de sus espacios públicos y privados, en torno a tres principios:
-          Inclusión: favorecer la equidad promoviendo ciudades y mercados abiertos, que respondan a las necesidades de todos los grupos de población.
-          Diversidad: responder a la pluralidad de requerimientos socio-ambientales con abanicos amplios de alternativas en cuanto a localizaciones, temáticas, tipologías y tecnologías, así como en los esquemas de acceso, financiamiento y tenencia del suelo y la vivienda.
-         Sustentabilidad: adoptar enfoques integrados de vivienda y desarrollo urbano, con eje en la triple sustentabilidad de las propuestas, de sus externalidades y resultados en el tiempo.

El planteo promueve un alineamiento de criterios desde el sector privado con las pautas consensuadas en la Nueva Agenda Urbana de ONU-Hábitat:



Ante un marco global de criterios renovados, es momento de pensar juntos una Nueva Agenda Inmobiliaria. A través de sucesivas notas estamos sumando desde este espacio algunas primeras propuestas. Nos queda la tarea de avanzar en el debate compartido sobre los aspectos particulares. Por lo pronto la inquietud, y algunas primeras líneas generales, se van sumando sobre la mesa.

Arq. Marcelo G. Satulovsky, MDI

@marcelosatu | Oct.2016

lunes, 21 de noviembre de 2016

Hacia una Nueva Agenda Inmobiliaria - Visión y Criterios Generales

I – Visión y Criterios Generales

Por primera vez en la historia, más de la mitad de la humanidad vive en zonas urbanas. En 2050 esa proporción será casi del 70%: la población urbana por sí sola será mayor a toda la población de hoy, planteando grandes desafíos en vivienda, infraestructura, equipamiento, etc


Estas consideraciones, del documento base para la Conferencia Hábitat III de las Naciones Unidas (ONU) dan marco a la Nueva Agenda Urbana, que guiará la labor global de las próximas dos décadas en materia de Vivienda y Desarrollo Urbano hacia tres objetivos: luchar contra la pobreza, lograr una prosperidad urbana inclusiva y sostenible, y fomentar ciudades ecológicas y resilientes.

“La urbanización no es sólo un resultado del desarrollo, sino un factor clave para alcanzarlo”. Sin embargo, señala ONU-Hábitat, para ello “es preciso un cambio de los paradigmas con que las ciudades son planificadas, desarrolladas y gestionadas. Las decisiones de hoy determinarán nuestro futuro común: la batalla por el desarrollo se ganará o perderá en las ciudades”.

De lo general a lo particular
Desde una mirada integral, la actividad urbana-inmobiliaria es la cadena de valor responsable de articular las relaciones sociales orientadas a la producción y gestión de la ciudad y sus espacios (arquitectos, desarrolladores, inmobiliarios, constructores, etc.).

Ahora bien, si los gobiernos, organizaciones sociales e instituciones del mundo entero están adoptando un conjunto renovado de lineamientos en torno a la vivienda, la ciudad y su desarrollo, la actividad no puede estar ajena. Por el contrario, nos cabe como sector la oportunidad -y la responsabilidad- de repensarnos para asumir nuestro rol en el desafío global.

La mecánica de estas “Agendas” busca definir pautas para la labor de los actores individuales en base a criterios y prioridades compartidos. En paralelo pues a la Nueva Agenda Urbana; atentos a nuestra realidad, pero con la mirada más allá de la coyuntura, quizás sea el momento de consensuar también una Nueva Agenda Inmobiliaria.

Abriendo el juego entonces, junto a la invitación a darnos ese debate dejamos algunas primeras notas, señalando ciertos puntos que entre todos -orientados a la acción, e interpelados por la Nueva Agenda Urbana como por el nuevo Código Civil- sería bueno estar ya repensando.

Visión
La ciudad es una construcción compartida. En tal sentido, proponemos alinear criterios y objetivos con el conjunto de los actores sociales e institucionales, haciendo propia la Visión de ONU-Hábitat para orientarnos a producir y gestionar ciudades (y espacios) que:
-          ponen a la gente en el centro, y brindan calidad de vida más allá del suministro de servicios
-          son inclusivas, ofrecen a todos los mismos derechos y oportunidades; priorizan la participación y la diversidad, generan apropiación y pertenencia, y empoderan a las mujeres.
-          son ecológicas y resilientes; priorizan el interés público, la función social y ambiental del suelo, y promueven el derecho a una vivienda adecuada para todos.
-          crecen con base en la economía local, promueven la movilidad económica, y transforman la economía urbana creando valor agregado y productividad.
-          promueven la gestión intersectorial de los recursos y la cooperación entre ciudades.

Criterios
Proponemos construir en conjunto una Nueva Agenda Inmobiliaria que parta de asumir como criterios generales:
-          las ciudades como el ámbito donde se juega la posibilidad común del desarrollo, y el Derecho a la Ciudad como concepto central.
-          La actividad urbana-inmobiliaria como la cadena de valor que articula las relaciones sociales orientadas a la producción y gestión de los espacios; su rol así en la gestión cotidiana del hábitat, y su responsabilidad social como agente en los procesos del desarrollo.
-          La necesidad de un cambio de paradigmas sobre los cuales operamos, y el compromiso de impulsar proyectos y dinámicas urbanas, estructuras financieras y modelos de negocios diversos e innovadores, inclusivos y sustentables.

Ante un marco global de criterios renovados, es momento de pensar juntos una Nueva Agenda Inmobiliaria para los tiempos que vienen. A través de sucesivas notas, iremos sumando algunas propuestas de partida. Nos queda la tarea de avanzar en el debate compartido sobre los aspectos particulares. Por lo pronto la inquietud, y algunas primeras líneas generales, ya están sobre la mesa.

Arq. Marcelo G. Satulovsky, MDI

@marcelosatu | Oct.2016